viernes, 15 de marzo de 2013


La vida de un romano

Los romanos se levantan antes del amanecer, alrededor de las 4:30 en verano, y 7:30 en invierno, se lavaban y luego desayunaban.
Cuando sale el sol, el romano se dedica a sus ocupaciones. Si es rico, recibe a sus clientes, encargándoles tareas y dándoles una cesta con alimentos. Era la ceremonia de la salutatrio, o <<saludo matutino>> que se alarga hasta las 7:00 del verano y 9:00 del inverno. Luego se dedican a los negocios públicos o privados, como visitas o votaciones en los comercios.
Después los romanos se echan una siesta, en la hora sexta, y de ahí proviene la palabra <<siesta>>. Después, cada ocho días, los ricos se dan un baño en su casa, y los no tan ricos en las termas, donde además de charlar un rato, pueden hacer ejercicio.
Más tarde van a dar un paseo o van a ver un espectáculo. Finalmente cenan, y se van a dormir cuando se pone el sol, si no asisten a ningún banquete.

El calendario y la división del día

·        El calendario:
En sus orígenes, los romanos tenían un año de 304 días dividido en 10 meses. En el siglo I a.C. Julio César encargó a un sabio de Alejandría que idease un calendario que constaba de 365 días de 6 horas, que es el que los romanos tienen actualmente.
Además de los días festivos, que comprendían fiestas religiosas y cívicas y días de mercado, el calendario marca unos fastos, en los que se llevan a cabo negocios y votaciones públicas, y los nefastos, en los que estas actividades están prohibidas.
·         La división del día:
El día se divide en doce horas, y la noche en cuatro vigilias.
Al haber más horas de luz, en verano las horas del día son más largas, mientras que en invierno son más cortas. Por ejemplo, la prima hora en el solsticio de invierno va desde las 7:33 a las 8:17, mientras que en verano, la prima hora va desde las 4:27 a las 5:42.
Solo hay dos horas fijas: la sexta, que era desde el mediodía, y el inicio de la tertia vigilia, que era a media noche.
Dada la imprecisión de las horas, los romanos, en su vida cotidiana, se guían por la luz solar y las estaciones que por las horas marcan los relojes. Así en invierno, las cosas se hacen lo más rápidamente posible, al  haber menos horas de luz, mientras que en invierno se hace rodo con más calma.

La familia romana

Desde su nacimiento es encuadrado en una rígida familiar controlada por el pater familias. Éste es definido como todo ciudadano romano varón, casado, que no tenga ascendentes varones vivos. A la muerte del paterfamilias el hijo varón casado pasa a serlo. Así, el cabeza de familia controla el poder y los bienes de todos los que comparten el mismo hogar.
 Miembros de la familia
·         La esposa legítima (a través del matrmonio). Poder admanus.
·         Los hijos (casados o no). El poder del padre sobre sus hijos se denomina patria potestas y supone, incluso, el derecho a decidir sobre la vida o la muerte. Tal es el caso de los niños deformes al nacer, según recogen las Leyes de las XII. Tablas. A partir de Augusto se limitarán estas protestas y será el año 6 a.C. el último del que tengamos noticia de su aplicación en el contexto de la Conjuración de Catilina.
·         Los libertos, que conservan los lazos de fidelidad con las casas originarias. Era el llamado lura Patronatus.
·         Los esclavos, a través de la Dominica Potestas.





o   El nacimiento
En Roma el padre reconoce al niño en el transcurso de una ceremonia familiar. Este ritual consistía en levantar al niño del suelo, purificarlo y, colocarle alrededor de las piernas un amuleto (bulla), que lo debía proteger de los maleficios durante la infancia.
Si el padre no lo acepta como hijo, se procede a la expositio , es decir, el abandono.
A los pocos días de nacer, a los niños se les da un praenomen , o un nombre de pila, pero cuando llegan a la edad adulta, cuentan con tres nombres: praenomen, nomen, nombre de su linaje, y cognomen,  una especie de mote.
A las niñas, en cambio, se les pone un nomen de modo que todas las niñas de la familia Julia, se llaman Julia, si había más de una hija, un cognomen con la orden de su nacimiento, como Julia Secunda, Annia Tertia, Sulpicia minor, etc.
o  Las mujeres
La familia romana gira en torno a la figura del pater familias,  o padre de familia, quien toma todas las decisiones y tiene todos los derechos sobre la familia. Y esta vez, las mujeres tienen mayor importancia que en Grecia, ganando peso en la sociedad.
La mujer es compañera y ayudante del hombre; asiste a veces a recepciones y banquetes y comparte con el marido la autoridad sobre los hijos y sobre los sirvientes. También es partícipe de la dignidad que tiene su marido en la vida pública.
 o El matrimonio:
-          Conventio in manum: con esta modalidad, la mujer pasa a formar parte de la familia del marido. Para los efectos de derechos familiares y sucesorios, y es considerada como hija de la familia del marido
-          Sine manu:  en este caso, la esposa sigue perteneciendo a su familia paterna y conservaba los derechos sucesorios de su familia de origen. También conserva sus bienes, que no tiene porque compartir con su marido.
o  El divorcio:
Aunque sucede en bastantes matrimonios, está considerado como algo excepcional.


La vivienda romana
































































Hay tres clases de viviendas en roma: la insula, la domus y la villae.
·         Insula: son bloques de hasta cinco plantas, donde se apiñan los romanos menos ricos. Lo general es que sean casas de alquiler, con ventanas al exterior muy pegadas unas a otras, y un cuarto que serve de cocina y comedor, una sala de estar y dos dormitorios. Algunos pisos tienen habitaciones propias, pero en otros tipos, son compartidas.
·         Domus: Son  una casa señorial donde vive la gente adinerada. Que tiene dos plantas con ventanas que daban al exterior. Estas, son casas de lujo ricamente decoradas, con pinturas en las paredes y mosaicos en el suelo. Además, constan de agua corriente, que llega a través de las canalizaciones de plomo.  Igual que las casas griegas, las estancias de la domus se distribuyen en torno a un patio interior, en el que además del altar donde se hacen sacrificios a dioses familiares, había un estanque que recoge el agua de la lluvia.
·         Villae: Son una variante de las domus, y se construyen en los alrededores de Roma. Otra variante es la villae rusticae, que son casas dedicadas a la explotación del campo.




La jornada de un ciudadano romano

Los romanos se levantan antes del amanecer, alrededor de las 430 en verano o a las 7:30 en invierno;  se lavan la cara, los brazos y las piernas, y después de eso, se disponen a desayunar.
Cuando ya ha salido el sol, se dedican a sus ocupaciones. Si el romano es rico, recibe a sus clientes, encargándoles tarea y mismo, dándole una cesta con alimentos. Era la ceremonia de la salutario, o <<saludo matutino>>, que se alarga hasta la tercera hora del día, entre las 7:00 en verano y 9:00 en invierno. Una vez finalizada esta tarea, los romanos se dedican a los negocios, públicos o privados, como visitas o votaciones en los comicios. Al mediodía interrumpen el trabajo hasta el día siguiente.;
Después de comer, os romanos suelen echar una siesta, en la hora sexta, en torno al mediodía; y ese es el origen de la palabra <<siesta>>. Después, cada ocho días en época republicana, y a diario en época imperial, se dan un baño, los ricos en su casa, y el resto de la gente, en las termas, donde además, pueden charlar con los amigos y hacer ejercicio. Más tarde, daban un paseo o van a ver un espectáculo y, finalmente, cenan, en torno a la hora novena o décima, entre las dos y cuatro de la tarde. La jornada acaba al ponerse el sol, y se van a dormir, a menos que asistan a un banquete.

Las clases sociales en Roma

En sus principios hubo  una gran desigualdad social. Estaban:

·         Los patricios (la nobleza): que eran los miembros de las primeras cien familias que se instalaron en Roma.
·         Los plebeyos: eran extranjeros de origen itálico que se establecieron en Roma.
Y a partir del siglo II a.C., fue considerado ciudadano ciudadano todo hombre libre que viviese en Italia. Y pasó a dividirse en ciudadanos y no ciudadanos.

o   Ciudadanos (cives)
Los ciudadanos tienen derechos, como poder votar, presentarse a las elecciones, tener propiedades o casarse, pero también tienen una serie de obligas, como registrase en el censo, prestar servicio militar y pagar impuestos. Y la clase de los ciudadanos está dividida en tres tipos:

§  Nobles (nobiles)descendientes de los patricios. Se dedican a la política.
§  Caballeros (equites)al principio fueron hombres adinerados que combatían a caballo, pero acutalmente son una especie de clase alta dedicada a los negocios.
§  Clientes: son una clase media venida a menos. Arruinados por las guerras o por las deudas, y buscan a alguien de clase alta para que les protejan a cambio de favores. Podían llegar a captar votos, a difamar, o a influir sobre otros para que apoyasen a su protector.
o  Los no ciudadanos

Todos  carecen de derechos. Se dividen en tres grupos:
§  Libertos: son antiguos esclavos que consiguieron comprar su libertad. Aunque quedan ligados de por vida a su antiguo dueño, los libertos pueden trabajar por su cuenta y sus hijos pueden ser enteramente libres.
§  Los peregrinos: son extranjeros a los que se le permite vivir en Roma, pero sin derechos políticos.
§  Los esclavos: son los habitantes de Roma privados de libertad. El trato que recibían variaba mucho en función de los distintos amos. A veces podía comprar su libertad (manumisión) y entonces pasaba a ser un liberto.




La gastronomía romana

A Roma llegaban alientos y vinos de todo el Imperio. Se cocinaba con aceite, miel, salamientos y muchas especias y hierbas aromáticas. Para condimentar los platos, los romanos usaban el garum, una salsa a base de peces fermentados y mezclados con ajo; usan la dieta acompañado de queso, miel, dátiles y otro tipo de frutas.  La comida es un simple refrigerio ligero. Y la cena, es la comida más importante del día; pasó de ser sencilla, a estar compuesta  de tres partes en época imperial: la gustatio, entemeses de huevos, ensaladas, verduras, ostras...; la summa cea, cuatro platos a base de carne y pescado; y la secunda mensa, la sobremesa con frutas y pasteles. En pan y el vino, con miel y agua, son unos alimentos siempre presentes.




La estética de los romanos
·        El vestido:
o   Los hombres: Se visten con una toga, un pedazo de tela semicircular, voluminosa y elegante, que le llegaba a los pies. Se lleva colgada del hombro, dejando al aire el hombro derecho. Para estar en casa se ponían una pieza más corta, una túnica
o   Las mujeres: Se visten con la stola, una pieza que les llega hasta los pies, con mangas hasta los antebrazos y que se sujetaba a la cintura con un cinturón. En invierno, o para cubrirse la cabeza en público, e ponen una prenda llamada palla, que es una especie de manto. Y el vestido se complementa con un velo, que cae por s costillas y los hombros.

·          El calzado:
Los hombres usan alpargatas, sandalias, zapatos y botas.
Las mujereal igual, pero con piel más suave.
·           A cosmética:
o   Los hombres: van afeitados.  Pero la moda griega se va extendiendo, y algunos hombres se dejan crecer la barba.
o   Las mujeres: las romanas llevaban el pelo recogido hacia atrás con un moño. Pero la estética cambió, y actualmente la parte alta de la cabeza se recarga de rizos, dando la sensación de mayor volumen. Al igual que las mujeres griegas, se sujetan el pelo con redes y peinetas. Y no falta nunca un peine, ni espejos, al igual que el maquillaje, cremas y perfumes.




La educación romana:

·         Los primeros estudios: ludus
Es equivalente a la escuela primaria. Desde los 7 a los 12 años tanto niños como niñas van a la clase del maestro, magister. Acompañador por el paedagogus, un esclavo que los supervisa. En la escuela, los niños aprenden nociones de lectura, escritura y cálculo. El horario incluye por lo menos seis clases, con una pausa para comer.
·         La escuela media
Los niños cuyos padres poseen medios económicos abundantes son los que pueden proseguir en la formación de la escuela media, que dura cuatro años, desde los 12 a los 16 años. El profesor es llamado grammaticus. Su tarea consiste en enseñar a los niños a leer con soltura y a comentar textos de los autores latinos más importantes.  Los autores más comentados eran Homero, Livio, andrónico, Ennio, Terencio y Plauto, y después de estos, Cicerón, Virgilio y Horacio.
Al finalizar esta estapa, el alumno no dominaba solo el latín, sino también el riego, que es una lengua de cultura, y en Roma, signo de distinción.
·         Estudios superiores
Quien quisiera, puede proseguir con estudios tiene posibilidad, desde los 16 hasta los 20 años, de seguir con cursos de Retórica, Oratoria, Filosofía y Derecho, bajo dirección del rethor, experto en el arte de la oratoria y de la palabra fluida.
·         Otra formación:
Los hombres practicaban toda clase de actividades gimnásticas y se ejercitaban en el lanzamiento de disco y jabalina; con la práctica de estas actividades, los roanos adquirían agilidad y resistencia para la guerra; la danza y la música no tenía tanta popularidad como en Grecia, al igual que la filosofía.

El ocio de los romanos

·       Termas

Los baños o termas constituyen un placer y una necesidad para el romano. Son necesarias porque las casas no suelen tener agua corriente, pero su visita es un hábito placentero porque en los edificios termales no solo se realizan actividades relacionadas con la higiene, sino con las relaciones sociales, los negocios o las apuestas.
Una prueba de la afición de los romanos al baño es que el consumo de agua por habitante y día en la ciudad de Roma era superior en el siglo I d.C.
Las termas más espectaculares son las de Caracalla. Construídas en el siglo III d.C. sabemos que su natatio o piscina al aire libre puede albergar a miles de bañistas a la vez. Pero también hay constancia de que cada barrio de cualquier ciudad dispone de estos establecimientos y por eso todo habitante del Imperio tiene acceso a aquellas.
En líneas generales podemos diferenciar las siguientes partes en unos baños: el apoditerium o vestuario, la palestra o gimnasio, el frigidarium o baño de agua fría, el tepidarium, de agua templada, el caldarium o sala de agua caliente, además de habitaciones dedicadas al masaje, biblioteca,.... El suelo se mantiene caliente mediante un sistema llamado hyppocausto, que consiste en un pavimento que se apoya sobre pilares de ladrillos, dejando espacios huecos debajo de él por donde circula vapor proveniente de las calderas que calientan el agua.



·       El anfiteatro

Otro de los entretenimientos son los juegos en el anfiteatro. Se atribuye a Julio César la iniciación de este tipo de espectáculos, aunque ya había un anfiteatro construido en Pompeya en el año 80 a.C. destinado a Spectacula. A partir del siglo I d.C. los anfiteatros se extienden por todo el Imperio y dan cabida a los Ludi, cuya parte más conocida son los Ludi Gladiatores.
Lo cierto es que el Anfiteatro no solo está destinado a las luchas de gladiadores. Normalmente, por la mañana, había sesiones de luchas de fieras o de venationes (cacerías). A mediodía se realizan ejecuciones públicas y por la tarde se desarrollaban las luchas de gladiadores.  Todo acompañado de acróbatas, equilibristas, músicos, juegos cruzados entre sí.
Los gladiadores constituían un auténtico fenómeno de masas y despertaban la pasión de todos los espectadores romanos. Todos, sin excepción, porque Augusto tuvo que prohibir que miembros de la aristocracia abandonaran todo para dedicarse a esa actividad.
Sabemos que estos luchadores se entrenaban en unas escuelas especiales, vigiladas fuertemente después de la rebelión de los gladiadores de Espartaco, en el 73 a.C., que mantuvo en jaque a las autoridades republicanas durante años. Perfectamente entrenados participaban en luchas contra otros especialistas hasta alcanzar la muerte o la emancipación.
También es verdad que se les permitía guardar un porcentaje de sus ganancias y podían comprar su libertad, pero el punto culminante de sus carreras era conseguir la espada de madera, que los acreditaba como hombres libres.









·       El circo

Por último, en el circo se disputan las carreras de carros. Puede haber más de veinte en un día, y es tal la afición a las apuestas por los diferentes aurigas o conductores de carros, que la residencia del emperador fue construida junto al circo Máximo para no perder detalle de lo que allí aquí acontece
.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada